4. Nuestro sueño

4. Nuestro sueño
El sueño actual de las personas que conformamos Axular Lizeoa no es muy diferente al que aspiraban aquellas emprendedoras que iniciaron un proyecto educativo que nacía de la nada y en el que estaba todo por construir. Aquellas personas miraban al mundo, y no se conformaban con lo que veían, sino que querían visualizar algo diferente para sus hijos e hijas. Observando e  impulsando  el  potencial  de  cada  individuo  para  transformar  una  realidad  mejorable  y  que  requería  de un esfuerzo colectivo y colaborativo.

Ese sueño se inició caminando por un sendero desconocido,  inseguro  y  lleno  de  dificultades,  pero  el  sueño permitía solventar cada una de ellas. Sin saber  probablemente  hacia  dónde  se  dirigían,  caminaban con paso firme adaptándose y respondiendo a  las  necesidades  con  el  único  fin  de  construir  un  futuro mejor para las siguientes generaciones.

En   la   actualidad, Axular Lizeoa   sigue  soñando  con  construir  un  futuro lleno de oportunidades para nuestros  alumnos y alumnas, y sobre todo con darles el  protagonismo  para  que  sean  dueñas/os de su futuro.

En ese proceso, soñamos con que la ikastola sea un referente para cada AxularKide, siendo parte importante de su crecimiento y desarrollo interior.

Un  crecimiento  que  les  permita  encarar  otras  etapas de la vida con la seguridad personal y el compromiso hacia los demás que les haga ser valorados y  reconocidos  en  su  entorno.    Desde  los  valores,  competencias, capacidades y cualidades que un ser humano  formado  y  preparado  entendemos  debe  desarrollar en la escuela y la familia.

Soñamos con una ikastola en la que el profesorado busca  momentos  y  formas  de  nutrir  su  vocación.  Una  ikastola  formada  por  profesionales  que  cultivan su mundo interior y que son inspiradores para el alumnado impulsando el compromiso y la mirada humana.  Una  ikastola  que  genere  un  sentimiento  de  pertenencia  que  nos  haga  sentir  orgullo  por  lo  que  somos  y  donde  se  respete  la  diversidad  y  lo  diferente.  Que  elimine  de  entre  sus  objetivos  conceptos  como la colaboración o la cooperación porque ya están integrados en la manera de comportarnos.

Entre nuestros sueños aflora un ecosistema armó-nico  y  equilibrado  en  el  que  la  persona  se  siente  bienvenida, aceptada y querida en un entorno con espacios adaptados, flexibles, abiertos e integrados en el entorno. En  el  que  las  relaciones  saludables  permitan  e  impulsen el crecimiento colectivo, el compromiso, el desarrollo del talento y la solidaridad entre las per-sonas. Una  ikastola  que  descubra  y  potencie  las  capacidades  con  las  que  contamos  cada  persona,  y  que  haga que nos recuerden como algo importante en sus vidas. Que nos recuerden como quienes les dimos  algunas  herramientas  necesarias  para  la  vida,  que les enseñamos a tolerar la frustración encarando  las  dificultades  con  entusiasmo  y  arrojo,  y  que  les  mostramos  el  camino  para  desarrollar  todo  el  potencial con el que cuentan. Sin limitar su creatividad, su pasión ni su vocación. Sin coartar sus ilusiones, ayudándole a conocerse mejor, a expresar sus sentimientos y emociones permitiéndole ser un ser humano íntegro y responsable.

Descargar #Geroa2030 en formato PDF